Ahora que sé
que eres tú
quien toca mi ventana
por las noches.
Te mantendré
letras y galletas
para mimarte.

Sigue, toma asiento
sabes que no tienes que pedirme
permiso para entrar
en mis sueños, pues siempre
estás cordialmente
invitada.

Ver más Poemas