Desearía tocar
con las puntas de mis dedos
ese aroma que se me escapa
cada vez que lo detecto.

He tenido un cuidado
milimétrico
para saborear cada
matiz de ese perfume
mientras desaparece gradualmente
de mi vista como cero,
como si nada.

Perseguirte era mi mejor opción
mi motivación a caminar
y el anhelo que aspiraba
saciar
pero nunca te pregunté
si tú, adorable fragancia
querías estar conmigo,
o si solo fuiste un poco de aire
que entró y salió
de inmediato
para mantenerme vivo
por algunos segundos.

Ver más Poemas