Había olvidado
que con mis propias
manos podía
escribir lo que pensaba,
y hubiera sido mejor
que cualquier rosa
o cualquier cosa que les gusta
a los enamorados
como frases bonitas
que me encontrara en el camino.

Pensar que la primera impresión
fue sin lugar a duda
como un puñetazo
que te deja viendo
pajaritos que te nublan la vista
y no te dejan ver el camino
ni toda la mierda que pisas
al caminar con los ojos abiertos
pero con la mirada blindada
que no permite saber que ya era el momento
de cambiar de deseo
de cambiar de dios
y de amor.

Dicen que cuando pierdes un sentido
el otro se agudiza
cuando caminaba por ese sendero
no veía,
no escuchaba
y mi sentido del amor era tan agudo
que ya tenía una boca en el estomago
que cazaba mariposas con una sola mirada.

Hasta deje de creer en dios
pues todos los días
le pedía días para estar
ahí
cerca, muy cerca
porque con las estrellas aprendí
que desear amor
es el deseo más egoísta
que puede pedir un ciego,
que puede pedir un sordo,
que puede pedir un enamorado,
que no es correspondido.

Me gustaría escuchar tu opinión. :)

Boletín Garitmático

Recibe los mejores sucesos e historias de la ciudad de Garitma York. No espere más de un correo al mes.