– ¿Quisiera saber a qué te dedicas?
– ¿Eso te haría feliz?
– Sí, mucho.

– Sé que sientes curiosidad
me lo dicen tus ojos,
esos que miran mi apariencia.

Déjame contartelo en una canción:

¡Tengo globos de colores
uno, dos y tres
de masmelos y pastel!

Aun no he terminado la canción
pero mi intención
es decirte que las
apariencias engañan.

– Entonces a lo que te dedicas
es a cantar.

Me encanta tu análisis cuánticos
meta físicos y
cuadrados.

Si sumásemos tus preguntas
y las restáramos
con mis respuestas
nos darían cero,
ese es el cuento.

– Ah, ya sé,
lo tuyo es contar.

– Te lo explicaré con un chiste:

había una vez.

Olvídalo, no recuerdo
mi repertorio.

– Ja, ja. No me lo esperaba,
Aun no entiendo lo qué haces.

– Hacer feliz a los demás.

¿Eres payaso?

No, entre risas y sonrisas
me dedico a ser persona.

Ver más Poemas